• 31 de Diciembre

¿Buscas trabajo después de los 40? Entonces necesitas leer este artículo.

En nuestros días, las empresas tienden a incorporar gente joven a sus equipos de trabajo aludiendo al potencial de innovación y la flexibilidad para adaptarse a contextos laborales de alta exigencia. Por otro lado, la apreciación generalizada en el mercado laboral respecto a la edad, parece seguir la siguiente regla: a mayor edad= disminución de productividad, menor capacidad para el aprendizaje (principalmente de conocimientos asociados al manejo de nuevas tecnologías), y menor capacidad de adaptación. ¿Cómo romper con dichos estereotipos negativos?

Lo cierto es que, con independencia de la edad, cada candidato tiene sus ‘pros’ y sus ‘contras’. La clave está en el autoconocimiento de las propias fortalezas y debilidades, de modo que usted pueda dar a conocer sus ventajas competitivas por sobre el resto de los candidatos, y brindar al empleador la seguridad de que  escogerlo, es la mejor opción para agregar valor a su empresa.

La solución no está en omitir fechas, fotos o perfiles profesionales por temor a la discriminación por edad. Como así tampoco, en hacer un curriculum demasiado escueto para evitar ser catalogado como ‘sobrecalificado’. Recuerde que si faltan datos personales indispensables o el cv es demasiado acotado, puede pasar desapercibido entre el montón de curriculums que tiene que leer el selector.

Existen otros recursos para destacar el perfil profesional y elaborar un cv que demuestre lo mucho que tiene usted para ofrecer a esta edad. A continuación le proporcionamos algunas medidas a  considerar:

·  Incluir una buena foto (positiva, sonriente y profesional) y una presentación cautivadora, con buena redacción. Vivimos en la era de la tecnología, donde una imagen vale más que mil palabras, sin embargo es necesario transmitir solidez, integridad y simpatía a nuestros interlocutores  no solo en la estética, sino además en la ética y el desarrollo profesional.

·  Trabajar bien la red de contactos que ha ido forjando a lo largo de su carrera. La red de contactos puede ser determinante para ayudarle a encontrar su próximo empleo.

·  Sintetizar la trayectoria laboral y formación, en un máximo de dos carillas. Por lo general, una extensa carrera amerita mucho por contar, pero debe poner en práctica su capacidad de síntesis y organización, para plasmar su recorrido laboral de modo coherente, concreto y confiable. A veces menos, es más. Centrarse en lo más importante, por ejemplo, los 10 últimos años de experiencia profesional o las tres experiencias más afines al puesto, es lo recomendable.

·  Desarrollar algunos logros que haya conseguido en su carrera y que resulten relevantes para ese puesto en particular. Si además, estos logros son avalados con algunas cifras concretas, ello le aportará mayo solidez. Los asociados a una mayor productividad, aportes innovadores o mejoras en los procesos, aportan un valor significativo.

Todo logro es un factor diferenciador, porque aquellos resultados que has aportado en una empresa, sirven de indicativo del valor potencial que puedes aportar a la nueva empresa.

·  Mantenerse actualizado en el manejo de herramientas informáticas e idioma, preferentemente, dado que cada vez son más solicitados en todos los procesos de trabajo y dan cuenta de su capacidad de aprendizaje y adaptación a las nuevas demandas de transformación digital. Omitir  este apartado en el cv, podría dar una imagen de desactualización  y ponerlo en desventaja respecto de otros candidatos.

·  Incluir información detallada de las empresas en las cuales ha trabajado, los cargos que ocupó y durante qué períodos. Además, proporcionar referencias laborales de sus anteriores jefes o gerentes, otorgará mayor confiabilidad a tu candidatura.

·  Elaborar un buen perfil profesional. En el perfil deben estar sintetizadas tus mejores cualidades, las más relevantes para el puesto de trabajo al que aspiras, expresadas de manera directa y sencilla para conseguir captar la atención del selector de personal. Al igual que el resto de tu currículum debe estar escrito en primera persona, y  no debería de ocupar más de 5 líneas. Generalmente se ubica luego de los datos personales, y antes de la experiencia laboral, a modo de síntesis del cv. En este apartado usted puede mostrar habilidades, competencias técnicas, rasgos de personalidad que completan y hacen más rico su currículum, expectativas e intereses referentes al puesto.

·  Detallar las competencias que ha desarrollado en su trayectoria laboral y que puede aportar al puesto de trabajo, puede constituír una ventaja competitiva ante candidatos con menor experiencia. Por ejemplo: resiliencia, estabilidad, madurez, compromiso, flexibilidad, liderazgo. Recuerde que su objetivo es convencer al empleador,  de que usted es la mejor opción para cubrir las necesidades de la empresa.

Para finalizar este artículo, le acercamos algunos ejemplos que pueden resultarle útiles:

“Ejecutivo de marketing con 20 años de experiencia en la creación de infraestructuras comerciales, crecimiento de marca y optimización de producto en el sector farmacéutico y químico. Estoy acostumbrado a trabajar en ambientes multinacionales y multiculturales, con el compromiso de crear la mejor experiencia para los clientes.”

"Secretaria seria y leal. Soy crítica, honesta y detallista. Tengo más de 10 años de experiencia. Puedo ser sus oídos y sus ojos para ocuparme de organizar su trabajo de forma profesional y efectiva. Así, usted podrá dedicar su tiempo a sus prioridades".

«Como ingeniero industrial, mi formación académica, humana y laboral se ha enfocado al desarrollo y la implementación de propuestas útiles en el campo de la productividad. Tengo experiencia con el manejo de máquinas industriales y su mantenimiento. Soy un profesional comprometido con la investigación, el liderazgo y el trabajo en equipo»