• 19 de Noviembre

Búsqueda de empleo eficaz: evitar la procrastinación.

Si te encuentras en búsqueda laboral activa al gran enemigo que tienes que combatir es a la procrastinación. Primero nos conviene hacer una pausa para clarificar el concepto. ¿Qué es la procrastinación?, ¿qué es procrastinar?, según la RAE es: «Diferir, aplazar».

En resumen, procrastinar es el hecho de posponer tareas importantes, dejándolas para el último momento. La procrastinación puede provocar tanto sensación de ineficacia o inutilidad como estrés y ansiedad, al acumularse todas las tareas en un periodo breve de tiempo.

En el ámbito de la búsqueda de empleo, es fácil que muchas veces falte motivación y sea complicado encontrar la voluntad para buscar empleo de forma activa. Muchas veces procrastinaremos y diremos: «esto lo puedo hacer mañana» o «cuando llegue a casa me inscribo en este portal de empleo»… y luego nunca llegamos a hacerlo, o lo hacemos muy tarde y se cierran las vacantes.

La procrastinación es algo que todos hacemos en mayor o menor medida. Para vencerla en el ámbito de la búsqueda de empleo, y romper el círculo vicioso que supone, les proponemos los siguientes consejos:

1.  Hacer una lista de tareas: Si bien puede resultar muy obvio la verdad es que si nos organizamos y hacemos una lista con las tareas que queremos llevar a cabo, por lo menos tendremos una idea clara de todo lo que tenemos en mente, y será más fácil llevarlo a cabo, ya que lo veremos como algo más concreto y abordable.  Por ejemplo, hacer una lista de todos los sitios a los que queremos enviar el currículum, de los portales web de empleo en los que nos queremos inscribir, de los cambios que debemos hacer en nuestro Cv.

2.  Establecer una agenda con horarios para las tareas: Con hacer la lista no basta, tenemos que llegar a cumplirla, y para eso es necesario llevar un orden.

3.  Repartir las tareas que queremos hacer (preparación y envío de CV, registro en portales de empleo, actualización del perfil en Linkedin) con un orden secuencial en días o semanas.

4.  Intercala aquellas tareas que te resulten más agradables de aquellas que no lo son tanto. Habrá tareas asociadas a la búsqueda de empleo que nos gustarán más que otras. Para evitar desmotivarnos, debemos programar las tareas de manera que mezclemos las que nos gustan y las que no nos gustan tanto, dejando también espacios de descanso, e incluso programando pequeñas recompensas tras haber cumplido los objetivos propuestos.

5.  Deshazte de las tareas pequeñas: Hay veces que tenemos multitud de tareas pequeñas y nos sentimos desbordados por ellas. Para evitar llegar a este punto, lo mejor es seguir una sencilla regla: «si puedo hacerlo ahora, es mejor que lo haga ahora». Así que, si en ese portal de empleo nos piden que redactemos una breve descripción sobre nuestra trayectoria profesional es mejor que lo hagamos ahora, antes que dejarlo para mañana.

6.  Abandona el «mañana empiezo»: Enlazando con el punto anterior, si puedes empezar hoy, no empieces mañana. Un «a partir de mañana empiezo a organizarme» puede ser un primer paso para la procrastinación. Así que, en cuanto lo decidas, hazlo. «Debería inscribirme en esa oferta, pero ya lo haré mañana»… ¡hazlo ahora!

7.  ¡No te desmotives!: Esta debería ser la norma principal. No te desmotives si no te sale todo a la primera semana o el primer mes no te llaman, no sientas que debes dejarlo todo porque no te ha salido trabajo tras esa entrevista. La búsqueda de empleo es un proceso que suele dar frutos tardíos. Así que, aunque a veces resulte frustrante, es importante mantener la calma y el buen humor, pensando que si conseguimos seguir organizados, daremos con nuestro trabajo.