• 6 de Enero

¿ Pasa tu CV la prueba de los 6 segundos?

No siempre cumplir los requisitos básicos para desempeñar un puesto de trabajo, te garantiza avanzar en el proceso de selección. La falta de tiempo y recursos lleva a las empresas a desestimar muchos CV en las primeras fases del proceso de selección. Como resultado, sólo muy pocos CVs son evaluados en profundidad para el puesto.

¿En qué consiste la prueba de los 6 segundos?

6 segundos es el tiempo que, según estudios recientes, toma a los reclutadores decidir sobre un CV en una primera fase del proceso de selección. Por eso nuestro objetivo es ayudarte a estar entre ese pequeño número de personas afortunadas. Te ofrecemos 7 claves a seguir para que tu CV supere la prueba de los 6 segundos.

7 claves para que tu CV supere la prueba de los 6 segundos:

1.  Encabeza el CV definiendo tu perfil profesional: Incluye en un lugar visible un pequeño extracto de tu perfil u objetivo laboral. La mejor ubicación, es debajo de tu nombre, simulando una tarjeta de presentación.

2.  Escoge una foto adecuada para el CV y acorde al puesto: Ya sea la foto de la de la boda de tu prima o aquel día en el parque, nunca quedará bien para el CV una fotografía que no se haya hecho con tal propósito. La foto puede servirnos para reforzar la imagen que queremos proyectar, o incluso nuestra actitud, pero no debemos darle un protagonismo excesivo en el CV, especialmente si el físico no guarda una estrecha relación con el desempeño de nuestro trabajo. Sabemos que no es fácil posar sin perder todo rastro de naturalidad en el rostro, pero el fotógrafo o fotógrafa podrá ayudarte a que sonrías de forma auténtica, si conversa contigo mientras te fotografía. Diseños extravagantes, ropa demasiado informal o poco decorosa, pueden jugar en tu contra. Todos tenemos una fotografía preferida que utilizamos de forma recurrente durante un largo período de tiempo, pero no debemos emplear imágenes de más de 2 años de antigüedad, o con las que no guardemos ya ningún parecido. Una de las funciones de la foto del CV es ayudar a identificar y recordar a la persona.

3.  Facilita la lectura rápida del texto: Utiliza una tipografía legible e inteligible en un tamaño de 10-11 puntos. En cualquier caso, evita combinar distintas tipografías, con la única excepción de tu nombre o los titulares de los apartados, o conseguirás cansar la vista al lector. Emplea la negrita para resaltar la información más relevante: títulos académicos, puestos de trabajo desempeñados, idiomas, carné de conducir, o aquella que te capacita para el trabajo en cuestión. Puedes usar las mayúsculas para datos como los nombres de las empresas en las que has trabajado, o los enunciados de los apartados, pero no abuses de ellas, porque se leen con mayor dificultad. Por este mismo motivo, debes utilizar cursivas exclusivamente para aquella información menos relevante, como las fechas, o las horas de los cursos realizados.

4.  NO te compliques: Piensa en el CV como un espacio publicitario carísimo. No aburras al lector con redacciones muy extensas, que resten visibilidad a los datos claves. Es preferible seleccionar la información y sintetizar. Se recomienda una extensión de una página para perfiles con escasa o nula experiencia, o dos para perfiles con mayor trayectoria profesional. Aporta sólo la información relevante para el puesto, aquella formación, experiencia y conocimientos que te capacitan para el trabajo a desempeñar, y marcan la diferencia con el resto de los candidatos.

5.  El Orden importa: Tanto la organización de los apartados como el orden dentro de cada uno de ellos, deben ayudarte a hacer destacar lo más interesante y relevante de tu CV para el desempeño del trabajo en cuestión. Es decir, si estás buscando trabajo en una posición en la que no tienes experiencia, pero cuentas con una gran preparación académica, incluyendo por ejemplo, un máster reciente, te conviene poner primero la formación académica, y después la experiencia, y dentro de cada apartado, ordenar los méritos desde lo más reciente a los más antiguo, es decir, utilizar el orden cronológico inverso. Si por el contrario, cuentas con una amplia experiencia profesional en la misma posición, pero tu formación académica no guarda relación con ella, es mejor que empieces hablando de tu experiencia, y dejes la formación académica en un segundo plano. En este caso, puedes apoyarte en el pequeño extracto de tu perfil profesional del que hablamos en el punto 1 para definirte mejor. Por ejemplo: Experta en Gestión de Formación continua, con más de 10 años de experiencia y titulación universitaria. Por último, si cuentas con formación y experiencia en tu profesión, pero en los últimos años te has desviado notablemente de tu campo, te conviene más utilizar el orden cronológico, de forma que el lector empiece por ver aquellos méritos más relacionados con el puesto al que aspiras. Una última forma de ordenar la información, es la correspondiente al CV funcional, te será útil si has ido saltando de un campo profesional a otro de forma recurrente.

6.  No olvides tu valor añadido o elemento diferenciador: ¿A qué nos referimos?, a aquello que hace diferente y más atractiva tu candidatura frente a otras. Puede que no le encuentres una clara o directa relación con el trabajo al que aspiras, pero muchas veces la relación existe, aunque sea sutil. Por ejemplo: Estancias en el extranjero, actividades deportivas o artísticas, organización de eventos, actividades asociativas, voluntariados, creaciones audiovisuales, preparación de oposiciones o trabajos temporales durante los estudios, pueden haberte ayudado a adquirir conocimientos o a desarrollar competencias muy valoradas por la empresa a la que te diriges. Siempre que sea posible, procura darle a esto que te hace diferente y más atractivo frente a otros candidatos, el protagonismo que merece, y evita relegarlo al apartado "otros datos de interes", es probable que allí ubicado, pase desapercibido o no llegue a leerse. Utiliza alternativas, como crear otros apartados, o incluirlo, en los apartados de formación o experiencia.

7.  Lo bueno, si además es bonito, mucho mejor: Por último, no nos olvidamos del diseño. Si tu CV tiene una buena presentación, tendrás mucho ganado.  Si no eres un experto combinando colores, lo mejor es no abusar de ellos, y escoger tonos neutros y suaves. Juega con las herramientas que te ofrece cada programa para realizar tu propio diseño, te sorprenderán las cosas que incluso en Word o Power Point, puedes conseguir. Pero no olvides que menos es más, y no abuses de iconos e imágenes. 

Si aún tenes dudas con tu CV podés usar nuestro nuevo servicio: Revisión de CV. Ver más info aquí

Además RECUERDA: Todos los 2° viernes de cada mes de 16 a 17 hs podes acercarte a nuestras Charlas Gratuitas de Orientación para el Empleo. Inscribite