• 31 de Diciembre

No es “cualquier cosa”. Es un posible trabajo.

No cualquier cosa es trabajo. Existen puestos de trabajo y personas con disposición a ocuparlos. Pero ¿qué se requiere para obtener esa vacante? En primer lugar, motivación.

Regularmente los selectores recibimos postulaciones con el título "Busco trabajo de cualquier cosa". Esta frase no solo resulta confusa, sino que además dificulta visualizar los motivos por los cuales esa persona decidió optar por esa vacante entre otras miles, y la razón por la cual se supone que el selector debiera elegirle.

¿Cómo se visualiza en el puesto?, ¿con qué competencias cree que cuenta para desempeñarse allí y perseverar? ¿Cuáles son sus expectativas? ¿Qué tiene para ofrecer  a esta organización? ¿…conocimiento, experiencia, habilidades?

Éstas son algunas preguntas que se hace el selector al leer un cv. Por ello sugerimos que, previo a postularse, cada candidato pueda establecer una preferencia de puestos. Si aspira a distintas vacantes, puede adecuar su cv  a cada una de ellas.

¿Cómo? Puedes comenzar por aclarar en el asunto del mail o en la Carta de presentación,  a qué puesto aspira. Luego, en el cuerpo del cv, dar prioridad a aquellas experiencias, formación, cursos, más afines al puesto en cuestión. Por ejemplo, resaltarlos en negrita o describirlos en mayor detalle. Por último puedes incluir un breve Perfil laboral que haga destacar su postulación por sobre la de otros candidatos.

RECUERDA: No existen malos o buenos cv, ni malos o buenos candidatos. Existen perfiles adecuados en mayor o menor medida, a un puesto vacante en cuestión. Así mismo habrá puestos más o menos próximos a tus expectativas y motivaciones. ¡Ve por el tuyo!